viernes, 19 de octubre de 2012

Del tiempo, la huella

Para un bardo caballero; _lo que ennoblece a su corazón hace crecer a su alma

Del tiempo, la huella.
De un bardo, su voz.
Esgrimió su espada
y con honor, me honro.

Y desde el corazón hasta el alma
me envolvió en la calma,
donde  mi sentimiento con voz serena
escuchando su tonada
se acerco hasta su ventana.

Y con unos mágicos versos
de hierba fresca mojada.
Declaro mi beso en el confín
de los mundos, donde un lucero lo acompaña,
en la belleza tranquila del sueño.

M M (1-12-2011)

Reservado todos los derechos de autor ©