domingo, 22 de marzo de 2015

Mil vidas vividas contigo

   

   Mil sueños alojados en mi costado,
en el nervio,
en el alma que no juzga  ni conjuga la distancia.
Mil sueños en la raya que divide el horizonte,
                                                             a la deriva  
violando el paladar de tu boca con mi boca en los eriales de la vida.

Blancos,
bajo una piel de primavera,
mil sueños trenzados en silencio,
mil sueños crecidos en la carne por anhelo
con el pregón desnudo de mis manos
silabeando tu cuerpo,
                                    amándote de cuajo.
Mil sueños asidos a tu boca,
al tibio silencio de tus brazos,
fortificada  frontera de la noche,
a solas con tu piel, muriéndome en mis venas.

M M

Reservado todos los derechos de autor ©