miércoles, 17 de diciembre de 2014

Feliz Navidad


Para el lector que cada día me dedica su tiempo, a las comunidades que me acercan a otros lectores, a los escritores, poetas y poetisas, a los  creadores, a todos y cada uno de los que hacen que en este lugar  la cultura crezca y gire, les deseo con mucho cariño, unas felices fiestas navideñas.
Mar



domingo, 14 de diciembre de 2014

Sátira al cazador (Décima)


Aunque te hagas el estrecho
y dardos quieras tirar,
para hacerme suspirar
no tires a dar al pecho,
tampoco andes a mi acecho
aullando la sin razón
 loco tierno fanfarrón.
Lobo eres, sabes aullar
y pretendes magullar
con tu aullido socarrón.

No voy a salir al trapo,
no me vas a embobecer
y tampoco enmudecer
aunque tú me des guarapo
para ver si yo me empapo
mareándome el asunto.
Yo, tomo nota y apunto
más no quiero chuchería
ni versar con bobería
con las letras que rejunto.

Y mira que tú me gustas
así mostrándome el diente
y aunque no eres mi pariente
me relamo y me regustas,
además, no me disgusta
que levantes tanto ruido
con tu boca y tu ladrido
para sentirte más vivo
mostrándote muy altivo.
¡Ah! perro astuto engreído,

no me lo tengas en cuenta,
que no te cause recelo
por pensar que tengo celo.
Que yo no soy tu parienta
la que tu cama calienta,
que no me pongas señuelo
pensando que soy polluelo
haciéndote el trovador
no me causarás candor
ni serás mi desconsuelo.

M M
Reservado todos los derechos de autor ©



Al cazador has cazado
querida Mar, y en la trampa
como una diosa del hampa
tu dardo bien le has clavado.
Ahora estará escorado
ladrando triste a la luna,
en medio de la laguna
de las desdichas eternas,
con el rabo entre las piernas
gimiendo por su fortuna.

De cazador a faldero
habrá pasado, supongo;
aquí lo digo y lo pongo
como ejemplo verdadero.
Quizás fuera un poco fiero
y por eso amordazado
con un bozal le has dejado
sin agua, a la resolana,
porque quiso ir a por lana
 y allí salió  trasquilado.

Hay mucho perro engreído,
Mar, tú lo has dicho muy bien,
piensan que de la sartén
el mango tienen cogido.
Por eso su merecido
hay que darles y que aprendan,
porque tal vez así entiendan
que toda dama es astuta.
Ellas llevan la batuta
igual que llevan la rienda.

Deja ahora que te cuente
de otro perrito la historia,
que he guardado en mi memoria
y que tengo muy reciente.
Pasó allá, por occidente,
en un pueblo muy perruno.
El perro se llama Nuno
y a la iglesia que se fue...
Espera,  mejor es que
lo cuente el propio infortuno:
 
Padre, verdad, lo confieso,
he celado a una mujer
que ayer me dio su querer
y hoy me la dio con queso.
Ahora como un sabueso,
tras  su rastro y tras su culo,
pulgoso voy. Ya no emulo
a ese tal Don Juan Tenorio.
Padre, acepto el responsorio,
celoso soy como un  mulo.

Se fue con el alemán
que tenía pedigrí
y  me dejó solo aquí
lamiéndome el cordobán.
Rabioso cual Leviatán
hasta le mordí la mano
al tiparraco cubano
que me daba de comer.
Y, padre, qué voy a hacer
si perro soy y no humano.

O. Moré-

lunes, 1 de diciembre de 2014

martes, 25 de noviembre de 2014

Hay risas

   


  Hay risas con alas de mariposas
que vuelan la imaginación.
Risas de espejos tras los ojos
que se abren en quimeras.
Risas impacientes portadoras de besos,
de  miradas radiantes  y azules,
que trovan jazmines en nacarados dientes.
Risas que esbozan albores
en  bocas que duermen las musas
en el brío de la noche, lozanas como el tañer de la campana
que se afana en anunciarlas como un torrente.
Risas, hay risas blancas como el alma
que bailan sedosas miradas, que embelesan mudas
y puras de amor.

M M

Reservado todos los derechos de autor ©

domingo, 16 de noviembre de 2014

Mañana será otro día

  

   De un tajo, cortaré la idea clara,
de un golpe, sacaré los ojos del error.

Ella, cuando cae al suelo en la sombra
es fértil con el poder de su mano siniestra.
A veces, la veo como un lobo  descolgarse
e  invade con su miedo mi silencio.
Entonces, hablo con Dios y con mis muertos
cuando siento en su mano la empuñadura del mal sueño.
Y del lado soleado, la miro, le mantengo la mirada,
y no me ruborizo ni blasfemo cuando ella silenciosa  me tortura.
Tan sólo la soporto vomitando  sus cenizas,
conjugando ese idioma de la vida en su juego a la ruleta.
Pero en  la noche, cuando  acude como un zorro,
yo, con un arma entre los dedos girando el tambor, apunto y la asesino.
¡Mañana será otro día!

M M

Reservado todos los derechos de autor ©


martes, 4 de noviembre de 2014

El ala del alma mía

Dile niño a la Luna
que yo me baño en su espuma,
que entre tientos y tarantos
 con la voz a ti me ato.


Es su boca cuando canta
el ala del alma mía
cuando aflora en su garganta
el Sol con un nuevo día.

Canta alegre el jilguero
su gozo con alegría,
donde remonta su fuero
trinando su algarabía.
 
Auroras trovan sus trinos
en su requiebro veloz
dando descanso y reclino
con alta y soberbia voz.

Alado va con en el viento,
luciendo sus alas finas
lleva en el pico un tiento
de lágrimas cristalinas.

Es su boca cuando canta
el ala del alma mía
cuando aflora en su garganta
el Sol con un nuevo día.



M M

Reservado todos los derechos de autor ©

miércoles, 29 de octubre de 2014

Me hierve la vida


  Sé que volveré a ver pasar el tiempo
en los desengaños de la vida,
desolada en la voz
pasándole el testigo a la caverna de mi boca
en su agridulce de penas y alegrías.
Sé que volveré una y otra vez a desenterrar la soledad
que dejó la fisura de aquel sueño.
Volveré al pedregoso camino de mis húmedos ojos
en el punzante abrazo de su partida
cuando el verbo sea verso desnudado por mi labio.
No en vano, emplearé frases comunes de la vida
para gritar  y agrietar los recuerdos con euforia,
para revivirlos masticando el aire cuando salen de mi boca;
será como caer a pedazos desde mi voz con resignación
cuando el mundo en mis letras se derrumbe.
No, no es que vaya  huyéndole a la vida sin fuerza ni voluntad,
atormentada por confusiones y cataclismos;
es sólo que, ésta íntima evocación que mantengo con ella,
a veces, es una auténtica tortura de sadomasoquismo
rebuscando en la melancólica nostalgia del tiempo
cuando éste, cede entre mis manos de forma visceral.
¡Ahora, ahora también lo sabe usted, me hierve la vida!


M M

Reservado todos los derechos de autor ©

jueves, 23 de octubre de 2014

Soliviantaré mi voz

  Soliviantaré mi voz
en el arco de tus brazos
inmolando la noche en su aliento.
Y allí, en la indulgente luz
que muere igual que nace,
cuando nos corre por la sangre el amor
en el turbado beso,
agraviaré tu boca con la palabra
en el lis de tu labio silencioso.
Acamparé en el verso,
y tú,
tú te harás amor en los repliegues de mi vida
bregando mi voluntad.



                                                                                                                                           Obra de Santigo Carbonell
                                                    

                                                                       M M
Reservado todos los derechos de autor ©


jueves, 9 de octubre de 2014

Tengo aquí clavado un clavo

  Tengo aquí clavado un clavo
que no lo saca ni Dios.
Lo tengo tan bien clavado,
no puedo decirle adiós.

Yo tengo aquí dentro un canto
que  brega lleno de pena.
Un desconsolado llanto
que en el pecho, clama y truena.

Un clavo  llevo clavado
¡ah! dentro del corazón,
dolor que yo ya no sano,
y me enferma la razón.

Más tengo sangrando el alma,
y  este mal se hace mayor,
maldita pena que mata,
causando tanto dolor.

Tengo aquí clavado un clavo,
por más que le ruego a Dios
lo llevo tan bien clavado,
no puedo decirle adiós.

M M

Reservado todos los derechos de autor ©

Es un placer para mí añadir estas décimas, contrapunto, como le llamamos en mi tierra, que escribió Ovidio Moré en respuesta a mis versos.



Ese clavo  que te acecha
entre verso y verso fiero
si lo tiemplas cual acero
quizás se quede en la brecha.
No está lejana la fecha
en que lo vuelvas tu esclavo,
y no valdrá ni un centavo
porque la dicha ha de darte.
No debes nunca olvidarte
que un clavo saca a otro clavo.


O. Moré



martes, 2 de septiembre de 2014

A cualquier hora


A cualquier hora
macerada miel en la boca
al desnudarnos  la voz a la altura de los ojos,
donde el latido del silencio nos quiebra  el alma
en su último sonido, en nombre del amor.
A cualquier hora
entre las sábanas, un legado,
un aguacero a dúo consumiéndonos el alma
más allá de las palabras,
al construir besos que riman  en las bocas.
Sombras chinas que agonizan lánguidas
en el embeleso del efímero momento,
entre abrazos exiliados en silencio,
entre actos que acompañan  la liturgia
del placer hasta el reposo.
A cualquier hora,
nosotros, lejos ya del mundo.

M M
Reservado todos los derechos de autor ©



lunes, 16 de junio de 2014

Va por tu boca esta copla

  Va por tu boca esta copla,
canta ardiendo una razón.
Yo quiero beber su aroma 
de clavo, canela y ron.

Quiero yo alcanzar tus ojos
y en su jugo de limón,
en los redaños de mi alma
sacarle el aroma al amor.

De querer a no quererte
mira si te quiero yo
que una copla a ti te hago,
sin perder yo la razón.

Abierto tengo mi pecho,
con pena te canto yo,
con el alma destrozada,
apena una audible voz.

Va por tu boca esta copla,
encendida de clamor
martirios llevo en los ojos
que lloran tristes de amor.


M M

Reservado todos los derechos de autor ©


miércoles, 11 de junio de 2014

Que no hay más puerta que tu boca

   Que no hay más puerta
que tu boca 
para el beso de mi boca,
ni más casa que tu alma
para calmar esta llama
que en mi labio el beso inflama.
Pues mi boca ya no entiende
ni habla en otra boca
cuando cárdena la tuya
en la mía se desboca;
me vuelve del revés
y el alma me trastoca.
Mira si me tienes loca
que te vuelves en mi vientre,
de aleteo, mariposa.
No, no hay más puerta
que tu boca, pa’ mi boca
ni más beso de alegría
que el deseo entre las risas
con el beso de tu boca.

M M
                                                   Reservado todos los derechos de autor ©