martes, 4 de noviembre de 2014

El ala del alma mía

Dile niño a la Luna
que yo me baño en su espuma,
que entre tientos y tarantos
 con la voz a ti me ato.


Es su boca cuando canta
el ala del alma mía
cuando aflora en su garganta
el Sol con un nuevo día.

Canta alegre el jilguero
su gozo con alegría,
donde remonta su fuero
trinando su algarabía.
 
Auroras trovan sus trinos
en su requiebro veloz
dando descanso y reclino
con alta y soberbia voz.

Alado va con en el viento,
luciendo sus alas finas
lleva en el pico un tiento
de lágrimas cristalinas.

Es su boca cuando canta
el ala del alma mía
cuando aflora en su garganta
el Sol con un nuevo día.



M M

Reservado todos los derechos de autor ©