viernes, 14 de junio de 2013

Redobla la voz del verso



   Redobla la voz del verso
como las campanas.
Alegre canta  al viento una sonrisa de niño
en engarzadas perlas que dulcifican el alma.
Como añejo vino va vistiendo al tiempo
de aromas y tonadas.
Va quitándole al camino  las espinas y las penas,
y vuela con ella mis ojos al placer de las palabras.
Ella  repica en su vuelo,
ama la soledad de tus ojos
para amarte con un beso.
Ese amalgamado beso de silencio
donde soy más tuya que mía.
Donde se escapa mi alma suicida
para amar tu corazón al descubierto,
con ebrio verso, bajo el Sol de Invierno.
Agua clara,
agua dulce como el caramelo.
Boca de agua… ya no puedo atajarla.
Dulce azor de mi alma,
la voz del verso se derrama como agua.
Repica en su vuelo de silencio.
¡Redoblan las campanas!


M M

 Reservado todos los derechos de autor ©