lunes, 23 de diciembre de 2013

Te quiero en mi boca

Te quiero disuelto en mi boca,
en ese quiebro que entra por mis venas
cegado de amor.
En la costumbre antigua  de amarte
que sin piedad me lleva a tu encrucijada.
¡Sí, te quiero!
Te quiero en el roce de silencio
que dilata mi pupila
cuando me hago lluvia entre tus manos.
En el  verso libre e insolente sin palabras
que trepa  valles y montañas.
Yo te quiero, te quiero  dulcemente
 batiéndome en deseo entre tus ganas.
Te quiero en esa sonámbula palabra
que ameniza la noche  en tu fugada voz
cuando me ardes en el alma…
en esa tregua dulce al vestirme de amor.

M M

Reservado todos los derechos de autor ©

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Hablando de lo nuestro

 
Palidecido y absurdo
un poema de amor
con mi nombre apretado
entre tus labios.
Verbo…nombre
nombre…sexo,
y, mi nombre
apretado entre tus labios.
Tu vida, la mía
y las marcas de tu cuerpo
en mi cuerpo.
Duele tanto amor
duele tanto…
Callada y en silencio
mientras dentro
repicando en mi interior tus besos.
Loco o quizás cuerdo
palidecido y absurdo
un poema de amor,
hablando de lo nuestro.

M M

Reservado todos los derechos de autor ©

lunes, 16 de diciembre de 2013

Otra Navidad


    El paisaje permanece intacto
entre tantos recuerdos
en el cajón de mi mesilla de noche.
Tus palabras recorren los pasillos del tiempo
y parece que fue ayer cuando dijiste adiós.
Aún guardo como guirnalda tu risa
que con forma de ángel
adorna mi árbol otra Navidad.
Entonces
me doy cuenta del tiempo
que con prisa errante pasa
y en un sueño tangible
pasa mi existencia en otra Navidad.
M M
Reservado todos los derechos de autor ©



jueves, 12 de diciembre de 2013

Amor Punzante

Arde este amor en punzante nostalgia
en un reloj de arena suspirando las horas,
en estrechas calles de sueños que hilan mi vida,
presumiendo tu boca en la espalda del tiempo.
¡Si pudiera apagar el tic tac!
Respirar con sosiego cuando el sueño se duerme
y suena ese espeso silencio
alzándose como una ola que ahoga palabras.
Yo, lloraría a mares como antídoto
para liberar esta  pena que me ata a ti en la memoria,
desmembrando tu nombre en mi boca.
Si pudiera volver a mojarme de ti al compás de tu alma
rezando mi  último reposo, lo haría.
Lloraría como antes y ciega andaría el camino a tus ojos
para descansar esta envejecida soledad. 

MM

Reservado todos los derechos de autor ©

viernes, 6 de diciembre de 2013

Seguidilla y saltona


 Seguidilla y saltona
vienen bailando
sus pies descalzos.
Seguidilla y saltona
junto a la fuente
de sus quebrantos.
Bebe de la fuente
bebe del llanto,
canta el poeta
que lleva el canto.
Salta la niña
saltan sus pies
ríe la Luna
llora por él.
Habla el poeta
con el rosal,
eres mi rosa
la más hermosa
fuente de agua
del manantial.
Ésta es la rosa
susurra a la brisa
al verla pasar.
Ella es la rosa,
él el poeta
y ésta la fuente
donde oí el amor
por primera vez.
Celos tengo de él,
celos bebiendo por ella.
Habla la fuente;
canta el poeta
que lleva el canto.
Seguidilla y saltona
vienen bailando,
seguidilla y saltona
silba la brisa,
te estoy amando.
MM (8-11-2009)

Reservado todos los derechos de autor ©

lunes, 2 de diciembre de 2013

De espirales en la boca.

De espirales en la boca.
De portazos en los ojos
impregnados de silencios
se desmorona  el verso
como lágrima
al deslizase de mis ojos
en una voz con alas.
Ellos, a pleno pulmón respiran mi alma
y caen libres, yertos de verdad
desde el umbral de mis manos.
Qué instante memorable
el que ciega mis ojos y agua mi boca
al sentir que me deshago ante tal desamparo
cuando pierden de mis manos sus raíces
y caen en un blanco inmaculado.

 M M

Reservado todos los derechos de autor ©

viernes, 22 de noviembre de 2013

Vuelo versos al aire

Danza el aire entre las horas
vistiendo la tarde con luces de violines.
Y  yo,
vuelo versos al aire
para que crucen la frontera de tus ojos
y beban algún suspiro macerado de tu aliento.
A esta hora de parpados con gesto de pereza
donde el sueño se envuelve en la bruma,
en la hoja caída del sauce que de rodillas  llora la tierra,
yo vuelo versos al aire
en un llanto que rima y redobla
cantando  un sonido metálico.
Y lloran lunas tus ojos, y yo,
vuelo versos al aire en mieles mojados
para beberme el infinito en tu beso,
como testimonio del llanto.

M M

Reservado todos los derechos de autor ©

sábado, 16 de noviembre de 2013

Lacerando la boca

 Te afanas sobreviviente en la sombra que eres,
en la voz que agrieta un verso
para salivarme en tu boca.
Y no, no estoy inventada de ti
ni me vacié de tu boca para caer en tu cama
acumulándome tan solo en tristezas.
Mas tú lo sabes
 y te ahogas en un sonido apagado
soñando besos de almohada.
Y has hecho un telar en la vigilia del sueño
para besarme de jazmines la boca
con el sonido de tus dedos  al vestirme en el verso.
Pero el tiempo nos ha quebrado como hoja
volando quimeras de otoño en largas noches frías
con vocales melancólicas.
Ahora dime  ¡Dime!  Cuánto se puede callar tras los ojos
en un himno de amor lacerando la boca, matando el sonido.
¿Cuánto?

M M

Reservado todos los derechos de autor ©

martes, 12 de noviembre de 2013

Paisaje


                                           Te siento como un paisaje lejano
                                       abatido y callado en el manso sueño
                                                     que duerme a mi lado.
  Oh brizna de amor
que entreabres mi boca,
no quiero ni puedo perder la inocencia
de perder en mis ojos alados
lo bello del canto licuado
de tu boca de amor.
¡No! No quiero ni debo
perderme en aroma,
dejarte mi esencia en lagunas de versos
que roban mi boca, matando mi sueño.
Y me vuelo de ti,
me incendio y me quemo
en tus ojos de fuego.
Y no debo ni puedo sentirme amapola
en el descalzo remanso que ofrece tu aliento,
para hallarnos en el sueño en un cuerpo postrero.
¡No! No quiero, no debo morirme de amor.

 M M

Reservado todos los derechos de autor ©

Silencio de silencio



domingo, 10 de noviembre de 2013

Silencio de silencio

Abracé aquella  tarde
como quien abraza
el  último instante de vida.
Lloré sintiendo pudor en la lágrima
que  corría  desnuda de sueño  por mi mejilla.
Sí, la abracé
y  fue una tarde larga ungida de nostalgia
llorando fatiga en las ramas del viento
donde azotaba  tu voz , tu boca, tu beso.
Una  tarde con un  hueco vacío,
con cristales vahídos de ojos que esperan.
Sí , una tarde muerta,  atrincherada,
callada guardando luto de tristeza en insomnio.
Tan solo, en algún momento un murmullo
de silencio poblado de horas ,esperaba  la aurora
como quien espera la muerte.
M M

Reservado todos los derechos de autor ©

lunes, 4 de noviembre de 2013

Quemándome en silencio


Este amor de latidos
que como hoja de Otoño
se desliza suave en el aire
y se hunde en tu pecho
en un mortal suicido sin palabras,
me quema.
Me quema en tus lascivos ojos.
En un beso que despierta en tu boca,
asaltando mi silencio.
Y te filtras convertido en una gota
con sabor a ambrosía
hablando el lenguaje del amor  
en un segundo de agonía dentro de mi alma.
Y en una detonación te agolpas en mi pecho
quemando mi boca con un beso
que gime saciado de amor.

M M

Reservado todos los derechos de autor ©

miércoles, 30 de octubre de 2013

Volverás en la hoja del sueño

Volverás en la hoja del sueño
perfumado de espliego
cuando decline la noche.
Volverás,  
me invadirá tu mirada con amor
en la voz de tus labios.
Entonces,
fusilaré mi llanto
en el paredón del sueño.
Recogerás de mí, mis deshojadas penas
desprendidas de  luto en un susurro.
Saldrá de mi boca el amor en un suspiro a tu oído.
¡Volverás!
Posarás en mis labio tus labios
en un beso de amor  imperioso.
Entonces, florecerá el gemido
anudado a nuestros cuerpos.


M M

Reservados todos los derechos de autor © 




domingo, 27 de octubre de 2013

La Noche



   Tristes musitan las congregadas nubes.
A la noche, le han abierto una herida en el alma
y llora la Luna, por el orifico donde amanece.
Ahí, donde la vida ara con los dientes
un silencio que heredó en días de nostalgia.
Oscura, agotada sonrisa de piedra
que entre nubes turbas, presagian silencio.
Cuánto dolor vomitan sus ojos al dormir el día
esperando el sueño.
 

M M
 Reservados todos los derechos de autor ©




miércoles, 23 de octubre de 2013

En un blanco papel




Te busqué en el rastro que deja la tarde
cuando el silencio se acomoda en mi oído.
Escuché de arroyo el sonido
de tu escondido llanto  llevando tus penas.
Hoy mueres de soledad perdiendo el aliento
que edifica el sueño sin ver el camino.
Ya no importa cuánto cante  mi voz
ni cuanto en amor te amé.
Estás tan comido de agujeros en el alma
que me aúlla un vacío de tristeza al mirarte.
A veces me niego a recordar
Pero entonces sucede como hoy,
te busco en el rastro que deja la tarde
cuando el silencio se acomoda en mi oído…
en un blanco papel

M M
Reservado todos los derechos de autor ©


jueves, 17 de octubre de 2013

De Silencio


   
Me gusta el aire que producen tus palabras
austeras en mi oído.
Crees que en silencio no producen sonido
y sin embargo, ellas van trillando mi tiempo,
ese, que en silencio comparto contigo.
 
M M

 Reservado todos los derechos de autor ©

martes, 15 de octubre de 2013

ALGO QUE CONTAR / BAAKIR




Baakir es senegalés, el mayor de ocho hermanos, algunos de ellos ya casados y con hijos, viven todos juntos en una misma casa.
Cuando salió de su país  por decisión familiar buscando un futuro se jugó la vida, además de emplear todo el dinero de la familia para pagarse un viaje en una patera que lo llevaría engañado a un paraíso.
Tiene nombre, apellido, familia y en el pueblo donde nació y creció todo el mundo lo aprecia y respeta.
Dejó todo atrás y se embarcó en el sueño de la prosperidad.
Consiguió llegar a su destino, después de varios días, en un estado lamentable, pero eso a él no le importaba, había llegado; aunque de tener nombre, apellido, familia y una nacionalidad pasó a ser un indocumentado. Pero sobre eso él seguía pensando lo mismo; había llegado y se abría ante sus ojos un futuro para su familia.
Poco a poco se fue recuperando de aquel duro viaje que hizo en una destartalada barcaza con veinte personas más en el oscuro infierno de la noche.
Después de meses y de vivir confinado en un centro de inmigrantes consiguió un trabajo.
En ese momento la construcción estaba en auge, cualquier trabajo que no quisieran otros, para él era una bendición. Trabajaba duro, al sol todo el día, pero era feliz, mandaba dinero a su familia y comenzaba a disfrutar de la amistad de sus compañeros. Las personas del  barrio donde vivía ya lo conocían, hasta los dueños de la tienda de comestibles le tenían aprecio.
La vida le sonreía y a pesar de sentir nostalgia por su familia y su país, no podía, sabía que no podía quejarse, era afortunado.
Si embrago, hoy me he fijado…hace semanas que veo a Baakir en la puerta del supermercado, me sonríe cuando cruza su mirada con la mía, pero no me había percatado de porqué estaba allí, qué hacía.
Observé que las personas pasaban por su lado cargadas con bolsas, él se les acercaba y les decía algo mientras ellas continuaban caminando y respondían con gestos. Desde la distancia supuse que pedía, pero me equivoqué.
Al pasar por su lado oí como le decía a una señora mayor “¿le llevo las bolsas hasta el coche señora?” al momento vi como la señora sujetaba las bolsas con más fuerza y negaba con la cabeza mientras continuaba su camino.
También comprobé que el gesto de Baakir no cambió, él continuó sonriendo y esperó a la siguiente persona que consideró que necesitaba ayuda con sus bolsas.
Baakir llegó de su país siendo la misma persona, pero sin papeles. Tuvo que demostrar su valía para un trabajo que otros no querían, ganarse la confianza de sus compañeros, la de sus vecinos, sólo para  volver a tener nombre y dignidad.
Pero la crisis no sólo le quitó todos sus logros sino que también lo ha hecho sentir un delincuente ante los ojos de la sociedad por la inseguridad que generan los ladrones nacidos de la pobreza en un país que vive en crisis.
Baakir sólo quiere ganarse el pan llevando bolsas de la compra hasta el maletero de un coche o hasta la puerta de una casa.


 Baakir, es senegalés.

M M (12-9-2012)

Reservado todos los derechos de autor ©



sábado, 12 de octubre de 2013

Sobre mis pasos

Si fueras tú, para yo ser la misma.
Para quitarme mi coraza, y volverme del azul
a tus ojos con mi alma.
Acotaría el viento que azota la esperanza
dejando que se desgañite en el pasado
todo aquello que es pobre en lumbre.
Volvería del oscuro olvido
y dejaría de hablar con la pena
en este pabellón de silencio
donde tu adiós es las noche triste
que llena mi recuerdo.
Entre mis brazos nido yo te haría
y mi boca, otras mil veces tuya sería.
Si fueras tú de nuevo sobre mis pasos
dejando nueva huella.
Con aplomo vertería mis ojos sobre los tuyo
para mostrarte lo que de ti llevo en mi alma.
Lo que de ti amor, dentro de mi nuca acaba.

M M

Reservado todos los derechos de autor ©