martes, 12 de noviembre de 2013

Paisaje


                                           Te siento como un paisaje lejano
                                       abatido y callado en el manso sueño
                                                     que duerme a mi lado.
  Oh brizna de amor
que entreabres mi boca,
no quiero ni puedo perder la inocencia
de perder en mis ojos alados
lo bello del canto licuado
de tu boca de amor.
¡No! No quiero ni debo
perderme en aroma,
dejarte mi esencia en lagunas de versos
que roban mi boca, matando mi sueño.
Y me vuelo de ti,
me incendio y me quemo
en tus ojos de fuego.
Y no debo ni puedo sentirme amapola
en el descalzo remanso que ofrece tu aliento,
para hallarnos en el sueño en un cuerpo postrero.
¡No! No quiero, no debo morirme de amor.

 M M

Reservado todos los derechos de autor ©