lunes, 23 de diciembre de 2013

Te quiero en mi boca

Te quiero disuelto en mi boca,
en ese quiebro que entra por mis venas
cegado de amor.
En la costumbre antigua  de amarte
que sin piedad me lleva a tu encrucijada.
¡Sí, te quiero!
Te quiero en el roce de silencio
que dilata mi pupila
cuando me hago lluvia entre tus manos.
En el  verso libre e insolente sin palabras
que trepa  valles y montañas.
Yo te quiero, te quiero  dulcemente
 batiéndome en deseo entre tus ganas.
Te quiero en esa sonámbula palabra
que ameniza la noche  en tu fugada voz
cuando me ardes en el alma…
en esa tregua dulce al vestirme de amor.

M M

Reservado todos los derechos de autor ©