miércoles, 8 de enero de 2014

Me gasto y me desgasto

 
Me gasto y me desgasto el alma
amasando horas en la voz del verso
que se vuelve  hambre en el exilio de tu boca
donde tus ojos, encapotados de silencio
encallan sin palabras sacándome suspiros. 
Me gasto y me desgasto desnuda  hacia dentro
al amparo de un recuerdo,
donde el silencio señala un estado de sitio
ilegible a tus ojos.
Me gasto y me desgasto
en estos versos que ruedan la vida
en plañideras horas arrastrando tu indolencia
en malogrados manojos de olvido.
Mas hoy recuerdo templada ante ti, el tiempo,
sí, el tiempo ceñido a un reloj de ilusión
que gasta y desgasta  en silencio a mi corazón.

M M

Reservado todos los derechos de autor ©