lunes, 10 de junio de 2013

Le confieso


  Le confieso;
me  adormece con su silencio.
Me invoca hasta sus ojos
y me cautiva de esperanza.
Y sólo pienso en usted,
en sus ojos de franqueza,
con la emoción sonrosada
al amor firme y profundo que siento.
Tal vez, alguna vez su mano
decida apretar la mía,
y con ternura sus brazos
en un abrazo de alegría confirmen
latiendo en su pecho que piensa en mí.
Entonces silenciosa me pregunto,
cómo será sentir su beso en mi boca,
agitada ambrosía
vistiendo mi corazón de amor,
y la piel con su tierno aliento.
Sé, que detrás de éste vasto silencio
arden nuestros ojos con el roce de los versos,
y se deshojan desnudos de vergüenza
en lágrimas con un nudo en el pecho.
Lo sé , ahí es donde coincidimos usted y yo,
¡Si!
Suspirando en un amor inagotable
encumbrado de silencios.

  M M
 Reservado todos los derechos de autor ©