lunes, 12 de noviembre de 2012

Con el corazón apretado

Hoy con el corazón apretado
me hundo y caigo en el silencio,
mientras mis palabras se estrellan
en mis pensamientos.

Mis ojos me olvidan
en la profundidad mi existencia.
El abismo se abre ante mí
como un pozo profundo
desgarrando la presa roja que palpita,
casi, quitándome la vida.

Inmóvil ante mi asesino
imploro a mi alma,
para que extienda sus brazos
y arranque de mí la memoria.
Para que excave bajo tierra
y ahogue esta pena,
que de saberme tuya... Ahora me siento muerta.

Hoy tengo el corazón apretado
y los brazos se me caen,
porque sé que me olvidas
mientras yo te estoy amando.


M M
Reservado todos los derechos de autor ©