martes, 4 de diciembre de 2012

Declino

Cuánto insiste vuestra devoción
insinuándose discreta al amor.
Lanzando imposibles al corazón,
pero mi alma declina, mi señor.

Este corazón  noble y honroso
que cuando ama es  fiel en razón
atendiendo al clamor de su pasión.
Siendo con ésto, un amor poderoso.

Yo declino mi señor. Y desnudo,
por que no quiero desventura.
Ensancho mi pecho y sin escudo
doy a su buen nombre sepultura,

cuando predica mi voz sin temores
la soledad de noches sin amores
en los jardines tristes, sin sus flores.
Pero declino, amor, con errores
 M M
     Reservado todos los derechos de autor ©