miércoles, 11 de junio de 2014

Que no hay más puerta que tu boca

   Que no hay más puerta
que tu boca 
para el beso de mi boca,
ni más casa que tu alma
para calmar esta llama
que en mi labio el beso inflama.
Pues mi boca ya no entiende
ni habla en otra boca
cuando cárdena la tuya
en la mía se desboca;
me vuelve del revés
y el alma me trastoca.
Mira si me tienes loca
que te vuelves en mi vientre,
de aleteo, mariposa.
No, no hay más puerta
que tu boca, pa’ mi boca
ni más beso de alegría
que el deseo entre las risas
con el beso de tu boca.

M M
                                                   Reservado todos los derechos de autor ©