lunes, 17 de septiembre de 2012

En estos versos indiscretos



En estos versos indiscretos
donde cimbreo mis caderas
haciendo un guiño a tus ventanas.
Parecer no quiero
que soy una desvergonzada,
pues sólo quiero que me mires
y me toques con tu mirada.
Que me digas con tus ojos
todo eso que te callas.
Sé, que escondida entre silencios
tienes las palabras,
y entre tus manos ansiosas
el baile de mis enaguas.
Amarte es mi condena
y sé que es mi pecado,
pero escribiendo estos versos
temprano por la mañana,
cuando aun se pueden ver en el cielo
las cuentitas plateadas.
Tú me dibujas marinas
en el ombligo del alma
y presiento que Dios me perdona,
porque sólo son sueños
a los pies de tu cama.
Y con los trinos del nuevo día
y la luz filtrada de la ventana,
nuestros ojos se miran
al despedirse las almas.
Por eso vida mía,
nuestros sueños tienen vida,
y las noches tienen magia.

M M(12-1-2010)
Reservado todos los derechos de autor ©