sábado, 29 de septiembre de 2012

Olvida corazón, olvida

  Casi te sales por mi boca
cuando asomaron sus ojos
al balcón de la noche.
Y lloré…
Verte así, malherido,
maltrecho y confundido
con las alas rotas
y del mundo ya abatido
¡Duele corazón!
No ves que no es tu historia,
ni la razón de tu gloria.
¡No le llores!
me hace sufrir
ver mi alma rota
sin asumir su derrota.
Aprende a latir sin él
para yo seguir viviendo,
aprende a vivir con la mitad.
No hagas ruego de esperanza
ni esperes de su boca
una tierna palabra.
No fatigues mi alma
que hieres con espinas.
¡Olvida corazón, olvida!
 M (15-4-2012)

Reservado todos los derechos de autor ©