martes, 25 de septiembre de 2012

Vasos comunicantes

  
                           
  A veces quedo sorprendida ante el mudo silencio
cuando apareces traslúcido detrás del sueño.
El suave resplandor de tus palabras de ayer
me turba y emociona,pero esta causa de olvido
me deja en la indigencia.
Sé que es consecuencia de un instante,
en el que a veces quedo sorprendida
ante esta demencia errante,
cuando en esta inmovilidad perfecta
irrumpes en mi desnudez de palabras
con pensamientos confundidos,
y palpitaciones mortales.
Entonces me doy cuenta que somos vasos comunicantes
que se ven detrás del sueño sujetos por los brazos.

M M (15-12-2009)
Reservado todos los derechos de autor ©