jueves, 18 de octubre de 2012

Almas de silencio

Desde esta soledad te escribo Manuel:
Qué oscuro parece todo,
con el mundo de espaldas.
Negras son las horas en el vaivén del tormento.
¡Es tan silencioso este silencio!
¡Da miedo Manuel!
Desde aquí ya no alcanzo a ver tus ojos,
y el hilo de aire que llega, sabe a olvido.
El hueco en mis entrañas,
derrumban estos huesos Manuel.
Aquí, el sueño no llega
y las noches silban sin sonido.
¡Qué pena Manuel!
Esto es el destiempo de las almas perdidas
que vuelven una y otra vez,
para cumplir el pacto que hicieron
antes de nacer.
Aquí no hay nada, solo mi alma Manuel.

M M C (10-11-2011)
Reservado todos los derechos de autor ©