sábado, 13 de octubre de 2012

En la vega del Duero

  En la vega del Duero el otoño se anima.
En las ramas de la encina
los pájaros trinan,
están los nidos con las crías.
El salto del agua salpica la orilla
y las acacias se embelesan de dicha
al sentir el calor de la  renovada vida.
Al pie del roble la rosa suspira
en el azul inmenso que emana del cielo.
Coronan su dicha  los rayos del sol
que calientan las solitarias manos del hombre
que con amor la cuidó.
Mas, el hielo del duro invierno
a la rosa congeló, al pie del roble se deshojo.

M M (13-10-2012)
Reservado todos los derechos de autor ©