jueves, 18 de octubre de 2012

Estás equivocado

Estás equivocado.
Por decirte, te diré
que no tengo…
Él estuvo en la guerra
ganó y perdió
sus justas batallas.
Está muerto,
y de luto mi alma.
No te castigues
en meter el dedo en ese hueco,
ahí, no hay nada.
Es una herida,
una herida de mortaja.
¡Levanta los ojos,
mírame a la cara!
¡ Lo juro!
En este alma
sólo crecen malvas,
no hay otoños, ni primaveras… nada.
No sufras
puedo con mi carga,
pero quiero que sepas una cosa;
te hablo de frente
no doy la espalda,
y aunque mi ropa es paciencia
no tenses la cuerda
al otro lado no hay nada
a nada está atada.
Te vas a encontrar con dos cabos.

M M ( 12-4-2012)

Reservado todos los derechos de autor ©