viernes, 26 de octubre de 2012

Te espero

No espero a un guerrero
ni a un alquimista de sueños.
Te espero a ti; _
Al que juega a las puedas,
y no sabe de tretas.
Al que abre mis puertas
y recorre mis laderas
como campo de batalla,
donde hace mis locuras
cuando escribe partituras
con su boca enamorada
en las olas de mi alma
dibujando caracolas
al cruzar nuestras miradas.
¡No! no espero a un guerrero,
ni a un alquimista de sueños.
Te espero a ti
para andar contigo
lo que queda del camino
sé que es nuestro sino.

M M (21-3-2012)

Reservado todos los derechos de autor ©