miércoles, 13 de febrero de 2013

Flaquezas

   Sonaban como puñales las palabras
cuando calle abajo rodaban los segundos
que no conseguía detener.
Desbocada como un corcel
en su pecho, la maldita  duda.
El tiempo, un arrugado papel.
La noche traía el día, el día la soledad,
y en su agitada cabeza,
no paraba de pensar.
La rabia lo carcomía.
El pensamiento lo burlaba.
Sedienta tenía la boca,
por un beso de aquel jardín.
Si estoy despierto sueño,
si sueño no puedo dormir.
Los celos y estas sospechas
la están alejando de mí.
Flaqueza no quiero mostrar,
pero a cantar vine,
los secretos que mis palabras esconden.
Los gritos en el infinito,
que ni el eco ya me responde.
¡A ti comen los celos,
y a mi muerde la pena!

M M 13- 2 - 2012

Reservado todos los derechos de autor ©