jueves, 22 de agosto de 2013

Boca


Hambrienta boca que suspiras con pena.
Enamorada boca
que arrojas a la luz de su aliento
tus besos con cálida dulzura.
Boca tímida, húmeda,
que rompes al suave roce de fronteras,
y en el oleaje,
te conviertes en vértigo abriéndote al abismo.
Boca…tú eres boca de mi boca,
pan para mi hambre…
aséstame el golpe de la muerte
para que hinque mi rodilla
al beso que trasiega prolongado en mi boca.
Para que muera mi beso en su boca
cuando verso y beso declinan en mi boca.

M M

Reservado todos los derechos de autor ©