domingo, 19 de enero de 2014

Mis ojos no te alcanzan

Mis ojos no te alcanzan
sólo logran ver tu espalada,
ese muro que se alza sin palabras.
Nos divide, nos separa, nos aleja,
nos despoja de la luz que proviene de la calma.
Tú te niegas, yo me niego
y trepa como hiedra este frío que congela las entrañas.
¡Nos arrastra!
Y tú callas y mi boca en silencio a ti te habla.
No me miras y mis ojos te reclaman
y te asaltan, en este soliloquio de caricias
que te escribo desolada.
Te miro y tus ojos no me hablan.
Te miro y desde aquí
sólo alcanzo a ver tu espalda
cuando mi boca te habla para hacerte cuna en ella
y besarte con saña

                                                               M M
                                      Reservado todos los derechos de autor ©