lunes, 5 de mayo de 2014

Alborea en mi labio una sonrisa

 Alborea en mi labio una sonrisa
que relumbra como un tímido Sol
que abraza la esperanza ahuecada entre las nubes.
Hoy podría decir
que me alcanza la compresión
para vestirme de la vida,
aunque amanecí nublada anunciando tormenta.
Los cantos de sirenas no me adormecen,
ni la telaraña de una trama con su broma,
me resulta descortés.
Mi lengua no está tuberculosa
ni hace ruido en mi cabeza la pesada losa de unos ojos.
Existe un orden en esta voz,
una aguja de avidez hambrienta
con un soplo cálido y tornasolado.
Hoy sé que mis ojos son insondables
y demoran en millares de silencios,
pero el suelo de mi alma es fértil para el verbo de mi boca.

M M
Reservado todos los derechos de autor ©



Código: 1405050801758
Fecha 05-may-2014 18:27 UTC
Licencia: All rights reserve