jueves, 8 de mayo de 2014

De la nada

Un suspiro nace de la nada
en la voz dormida del verso.
Se enmarca en mis labios,
y enciende en ellos las candelas
que sirven de timón a la noche
para hilvanar en mi boca poemas.
Apasionado el aire en mis pulmones
se extiende en el alma a bocanadas,
que tejedora,
hila pájaros con alas;
amapolas rojas en mis labios grana.
¡Ah! como va esculpiendo el amor
de la noche a la alborada,
encendido en esa voz de verso,
vivo y puro en la amalgama.



M M
Reservado todos los derechos de autor ©







Código: 1405080824321
Fecha 08-may-2014 18:39 UTC
Licencia: All rights reserved