sábado, 22 de junio de 2013

Tal vez, alguna vez me amaste


   Llora lejos el afilador
su llanto de cuchillo.
Corta el silencio de las horas
donde diálogo contigo.
Por un momento,
hago miel en la tarde,
que triste y desganada
veo declinar con mi memoria.
Los últimos pájaros regresan al nido
cruzando el plomado cielo,
y desde aquí,  
veo como muere la luz lentamente
según se aleja el sonido y tú te alejas con él.
¡Tal vez, alguna vez me amaste!

M M


 Reservado todos los derechos de autor ©