miércoles, 4 de septiembre de 2013

Gritaste a la negra noche

Gritaste a la negra noche
para despertar la Luna silente de Otoño.
Besaste el acantilado de su boca de coral,
y te enamoraste al ver el galope de su verso.
Ahora, quédate afónico hablando al caracol,
tarde volverá a salir el Sol que tibie el invierno
para calentar tu corazón.

M M

 Reservado todos los derechos de autor ©