lunes, 4 de mayo de 2015

Azul y a veces gris

   


   Es así, azul y a veces gris
la voz de fuego que arde en mi boca.
                                                        Ella,
reverbera emotiva en su tálamo
cuando  alcanza  el  hecho
y me va quebrando el alma con el verbo.

Y puedo sentirla y saberla
dentro de mí lírica y soberbia,
                                       dulce-amarga
llenándome  de vida hasta las trancas,
peinándome trémula la voz
en el trillado sonido que sale de mi boca.
                                                           Desmembrada,
ella llora y escala por mi labio abriendo su pestillo.
                                                                      Y la siento,
la siento como alba voceando sus efluvios, evocando los sonidos,
ahora rotos y esparcidos por el iris que con ímpetu ha llorado.




M M

Reservado todos los derechos de autor ©